Rollos de Canela – Cinnamon Rolls

20140319-224544.jpg

rollos2

Primero de todo… Feliz día del Padre! Y qué mejor que regalar algo dulce??

Estos rollitos de canela son un pan dulce acompañado de azúcar y canela, con forma de espirales individuales, muy tiernos, que lo hacen irresistible. Eso sí, te tiene que gustar la canela, claro está (a mí me encanta…).

Según el molde que uséis, como éste de corazón, os puede quedar de distintas formas:

rollos3

Desde el primer día que los hice y los probé me quedé encantada y los he repetido y repetido y repetido porque no me canso de ellos. Eso sí, tienen un GRAN fallo; que cuando lo pruebas ya el cuerpo te pide más y más, es complicado parar. Por eso es mejor que haya más gente para comerlos y así se acaben antes y no te dejan comerlos a ti sól@!

INGREDIENTES

PARA LA MASA;
700-750 gr Harina
7 gr levadura seca de panadero
250 ml leche entera
75 gr azúcar blanco
1/2 cucharadita de sal
4 huevos (talla L)
50 gr mantequilla

PARA EL RELLENO;
150 gr azúcar moreno
120 gr mantequilla
5-6 cucharaditas de canela

PARA EL GLASEADO;
100 gr azúcar glass
4 cucharadas de nata líquida
1/2 chupito de agua

Comenzamos haciendo la masa, para ello en un bol mezclamos la mitad de la con la levadura seca.

En un cazo ponemos a calentar la leche, con el azúcar blanco, la mantequilla y la sal, hasta que la mantequilla esté derretida, pero sin que llegue a hervir. Una vez disuelta esperamos que se enfríe un poco y añadimos esto a la mezcla anterior de la harina con la levadura. Hay que ir añadiéndolo poquito a poco removiendo sin parar.

Una vez esté todo integrado vamos añadiendo los huevos, pero de uno en uno. Añadimos el primero, mezclamos bien y después el segundo, así con todos los huevos. Se amasa 3 minutos más a máxima potencia (si se hace con la Kitchen Aid como yo), sino se mezcla bien toda la masa para que no quede ningún grumito con una espátula o palo de madera.

Ahora sumamos a esto la otra mitad de la harina que dejamos antes, y seguimos amasando. Si lo hacemos a mano seguimos amasando en el bol hasta que quede una masa manejable que lo pasamos a amasar a la mesa hasta que quede una masa lisa y brillante. No añadáis más harina de la indicada aunque parezca una masa muy pegajosa, cuanto más se amase menos se pegará, pero si añadís más harina no quedarán tiernos. Para facilitar el amasado si lo hacéis a mano, untaros las manos con un poco de aceite para que no se quede pegada la masa a las manos. Terminamos haciéndole una bola a la masa y dejándola reposar con papel film durante 2 horas en algún lugar cálido de la casa. O como truco y para impacientes encended el horno a 50 grados y una vez caliente lo apagáis y con el horno apagado metéis el bol con la bola de masa a reposar ahí, con el calor residual subirá antes, probablemente en la mitad de tiempo o menos. Duplicará su volumen.

Mientras reposa la masa preparamos el relleno; para ello colocamos en un bol la mantequilla (bien fría) picada a trocitos pequeños junto con la harina, el azúcar moreno y la canela.  Y hay que mezclarlo todo bien, pero no lo hagáis a mano porque el calor de las manos hará que se derrita la mantequilla, y lo ideal es que mantenga algo de forma, así que es mejor con ayuda de 2 palos de madera o dos cuchillos y vamos machando bien hasta que no quiere ningún trozo grande de mantequilla y quede una mezcla arenosa.

Una vez que la bola de masa haya doblado su volumen la pasamos a la mesa con un poco de harina y la extendemos con un rodillo haciendo un rectángulo, colocamos sobre éste todo el relleno y hacemos un rollo con toda la masa, untando en los bordes nata con un pincel para que no se despegue.

Cortamos las esquinas que estarán más feíllas y cada rollito que iremos colocando en el molde de horno que elijamos. El molde tiene que estar engrasado con aceite o mantequilla. Una vez que llenamos el molde de rollitos (esta masa da para llenar 2 moldes de unos 22 cms cada uno) lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar de nuevo ya que volverán a subir. Se deja reposar durante una hora en un lugar cálido, o al igual que antes hacemos la misma operación con el horno.

Una vez han subido por segunda vez, se pintan con nata para montar y al horno precalentado a 180 grados durante 20-25 minutos. Yo los he tenido los primeros 20 min a 190 grados y los últimos 5 minutos a 170 grados.

Sacamos del horno y mientras se enfría un poco preparamos el glaseado con el azúcar glass, la nata líquida y el agua, batimos bien que no queden grumos y con ayuda de las mismas varillas vamos echándole todo el glaseado sobre los rollos.

rollos1

Dejamos enfriar… y a disfrutar!!!

Anuncio publicitario

Bollicaos Caseros

Bollicaos Caseros

Bollicaos Caseros

Los bollicaos son uno de los dulces de bollería que no me cansaría de comer hasta reventar, pero claro… El colesterol me dice que mejor me abstenga si no quiero que llegue a límites insospechados. Así que eso que me dijo el médico que la repostería casera sí que podía comerla (con moderación claro…) pues me lo tomé a raja tabla y aquí estoy haciendo dulcecitos día sí y día no… jeje. Y en mi búsqueda de equivalentes a lo que nos encontramos para comprar en cualquier comercio dí con estos bollicaos. Los he hecho ya varias veces y es que tengo que decir que están más ricos que los originales, será porque los he hecho yo con todo el amor, no sé… Pero están increíbles. Tan blanditos, tan ricos de sabor… En fin, hay que hacerlos y probarlos. Eso sí hay que hacerlos con un día de antelación, ya que esta masa debe reposar toda la noche.

Bollicaos Caseros

Bollicaos Caseros

INGREDIENTES Para unos 15 bollicaos:

550 gr Harina de Fuerza

250 ml buttermilk o suero de leche (250 ml leche + zumo de medio limón)

15 gr levadura fresca

60 gr mantequilla en pomada

40 gr azúcar

10 gr sal

2 huevos

Nocilla, Nutella o similar…

Comenzamos preparando la buttermilk, y para ello calentamos un poco la leche (sin que llegue a hervir) y le añadimos el jugo de medio limón. Lo mezclamos con una cuchara y lo dejamos reposar 10 minutos, quedará una mezcla que no tiene muy buena pinta y da la sensación de leche cortada al verla, pero sin preocuparse… Esa es la textura que debe tener.

Para amasar yo he utilizado mi super Kitchen Aid, pero igual que se puede hacer a mano amasando con paciencia y ganas.

Echamos a un bol el buttermilk que acabamos de hacer, le añadimos la levadura fresca desmenuzada con las manos, el azúcar y los huevos algo batidos. Añadimos la harina a todo lo anterior y sobre ésta hacemos un huequito donde colocamos la sal, y la mantequilla (en pomada) y ponemos la máquina a amasar a baja potencia durante 6 minutos. Si es a mano cogemos un palo de madera y removemos bien hasta que se integre todos los ingredientes y podamos comenzar a amasar con las manos. Es una masa muy muy pegajosa, pero no se le puede añadir más harina de las cantidades aunque al principio parezca que lo necesita, porque sino los bollitos quedarán duros, no tiernos.

Una vez pasamos a la mesa a amasar nos untamos las manos con aceite para que no se nos pegue la masa a las manos, con la mesa enharinada, y una vez amasada hacemos una bolita con ella y lo dejamos reposar tapado con un trapo toda la noche. Triplicará su volumen.

A la mañana siguiente amasamos un pelín para quitarle el aire a la masa y haremos bolitas con toda la masa que será cada uno de nuestros bollicaos, mis bolitas eran de unos 70 gr cada una. Hacemos una bolita con las manos con cada uno de los trozos de masa, la estiramos con un rodillo, untamos en el centro en vertical nocilla (unas 3 cucharaditas o a gustos…), tapamos los laterales y las esquinas de arriba y abajo y lo hacemos rodar un poco para que no quede ningún agujerito por medio ni lateral de masa por donde pueda abrirse al hornear y se salga la nocilla. Aún así el pliegue que quede de cerrarlos lo dejamos hacia abajo.

Colocamos todos los bollicaos en una bandeja de horno con papel de hornear, lo he colocado el papel con ondas entre cada línea de bollicaos porque crecerán bastante y así evito que se peguen. Se dejará reposar tapados con papel film durante una hora más o hasta que dupliquen su volumen. Un truquito para que dupliquen su volumen antes es calentar el horno a 50 grados, apagarlo y con el horno apagado metemos ahí los bollicaos tapados para que reposen, este calor residual del horno caliente hará que leven antes (este truco para impacientes.. jeje).

Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo (sin ventilador), introducimos los bollicaos para hornear  y bajamos la temperatura a 180 grados, durante 10-15 minutos.

Sacados del horno los colocamos en una rejilla para que enfríen y los pintamos con un poco de mantequilla derretida. Dejamos enfriar y…. A disfrutadlos!!

Os aseguro que desaparecen en nada, y con niños de por medio ya ni os cuento…

Donuts Caseros

Tenía muchas ganas de hacer unos donuts caseritos para tener la «excusa» de comerme unos cuantos sin que fuese una gran tromba de Colesterol… Y estuve buscando y buscando recetas y diferentes opciones por internet para que no fuesen ni muy complicados de realizar y que estuviesen sabrosos… Y finalmente me salieron estos ricos Donuts, que sólo puedo decir que fueron un éxito total, porque salieron muchos donuts (unos 30) y desaparecieron en un momento entre hermanas, cuñados, marido y sobrin@s… Bueno y yo misma, que también cayeron algunos…. Están casi más ricos que los originales.

Así que aquí os pongo los ingredientes y la receta paso a paso:

INGREDIENTES;

Para la Masa (unos 30 donuts);

300 gr Harina de Fuerza

200 gr Harina de Trigo

100 gr Azúcar blanca

5 gr Sal

40 gr Levadura fresca

230 ml Leche

1 Huevo

40 gr Mantequilla

2 cucharaditas Esencia de Vainilla

Para el Glaseado;

200 gr Azúcar glass

40 gr Mantequilla

2 cucharadas de agua

Comenzamos añadiendo los ingredientes secos en un bol (harina, azúcar y la sal) y lo mezclamos bien. Entibiamos la leche y añadimos ahí la levadura fresca hasta que se disuelva y lo añadimos al bol. Continuamos añadiendo el huevo, la esencia de vainilla y se mezcla todo hasta que quede una masa manejable con las manos. En este momento lo pasamos a la mesa que estará enharinada para amasarla ahí. Le añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y la vamos integrando a la masa.

Comenzará siendo una masa muy pegajosa, pero se sigue amasando sin añadir más harina de la indicada, porque poco a poco comenzará a despegarse de los dedos. Si añadís más harina se corre el riesgo de que queden secos.

Otra opción en vez de amasar con las manos es con una amasadora (Kitchen Aid o similar) y amasar hasta que se separe la masa de las paredes del bol de la amasadora. Si tenemos la opción de amasar a mano, vamos como abrazando la masa y golpeandolo con la mesa (en el video se ve mejor).

Una vez esté listo, dejamos reposar la masa durante 2 o 3 horas hasta que triplique o cuadriplique su tamaño. La dejamos reposando con un poquito de aceite de girasol untada por encima y tapada con papel film, así no se resecará la masa.

Pasado el tiempo que ya tenemos la masa aumentada, la amasamos un pelín para quitarle el aire y la dejamos estirada con un rodillo con aproximadamente un centímetro de alto.

Con un molde de galletas redondo o con ayuda de un vaso recortamos cada círculo de donuts y la parte central con un descorazonador de manzanas o cualquier otro instrumento que podáis apañar: un tapón pequeño de algún tarro, etc. Se pintan con aceite de girasol y se dejan reposar 30 minutos sobre papel de hornear, que nos servirá después para introducirlos con facilidad a la sartén. Subirán su volumen en este tiempo.

Preparamos una sartén con abundante aceite suave (girasol por ejemplo) y para saber que el aceite está bien caliente introducimos en él un palo o tenedor de madera de cocina y cuando burbujea por los lados podemos comenzar a ir añadiendo cada donut. He recortado cada donut con su trozo de debajo de papel de hornear para introducirlo a la sartén con más facilidad. Se fríen hasta que estén dorados y una vez fritos se prepara el glaseado mezclando la mantequilla derretida con el azúcar glass y dos cucharadas de agua. Se va mezclando hasta quedar la consistencia de leche condensada. Se bañan los donuts en el glaseado, se dejan enfriar y escurrir en una rejilla por si gotean algo…

Y a disfrutarlos…!!