Tarta de Galletas de Nata y Caramelo – Sin Horno

IMG_2966

Hoy os traigo esta tarta de galletas que hice con mi sobrina Ana y que quedó súper jugosita!! Tanto bañar las galletas tuvo su resultado…

Alguno se relame al verla…:

IMG_2968

Muy fácil de hacer, ya que no necesita ni horno, y queda riquísima.

INGREDIENTES:

Para la tarta:
Galletas cuadradas (yo he utilizado estas de Tostarica con dibujitos)
800 ml Nata 35% MG (o crema para batir)
200 gr azúcar
200 ml café negro
200 ml coñac (brandy)
200 ml leche
100 gr almendra tostada
Un chorrito de esencia de vainilla

Para la decoración:
200 ml Nata 35%MG (crema para batir)
200 gr azúcar
50 gr mantequilla
Bolitas de chocolate
Sirope de chocolate

Preparamos un molde cuadrado (por eso las galletas cuadradas para que sea más fácil llegar a cada rincón del molde con las galletas) forrado con papel de aluminio (podéis ver el vídeo para cualquier aclaración).

Comenzamos montando la nata (o crema para batir) en un bol, a medio montar le añadimos el azúcar en forma de lluvia y la esencia de vainilla y añadimos las almendras tostadas picaditas. Una vez está la nata firme (cuidado con no pasaros que se hace mantequilla), la apartamos y seguimos con la receta.

En un bol mezclamos el café sólo con el brandy o coñac y la leche. Así tenemos preparada la mezcla donde mojaremos las galletas.

Y ahora vamos mojando las galletas, una a una, en la mezcla de los 3 líquidos. No las dejéis ahí mucho tiempo. Es mojar y sacar rápidamente, sino después os pasará lo que a mí, que al desmoldar la galleta tan ablandada se queda pegada al papel y costará la vida… Pero es lo que tiene hacerlo con niños, mi sobrina entusiasmada con las galletas de Frozen se ponía a jugar con ellas en el líquido como si fuese casi un barquito jajaja, pero bueno, medio conseguimos arreglar la tarta.

Cubrimos toda la base del molde con una capa de galletas bañadas y también los bordes y colocamos encima una capa de la nata montada; después otra capa de galletas y otra capa de nata y terminamos con una última capa de galletas. (Guardad un poquito de nata montada para decorar)

Completamos de cubrir en molde por encima con papel de aluminio y llevamos a la nevera. Dejamos en la nevera mínimo 5-6 horas, aunque es mejor dejarla 12 horas para que cuaje bien y compacta.

Antes de sacarla para desmoldarla preparamos el caramelo o el toffe: en un cacillo al fuego echamos el azúcar y dejamos que se haga caramelo que queda completamente disuelto, vamos añadiendo entonces la nata para montar de chorrito a chorrito, removemos, dejamos que se integre y añadimos otro chorrito, así hasta añadir los 200 ml de nata. Por último añadimos la mantequilla y removemos hasta que se funda por completo. Apartamos del fuego y dejamos enfriar.

IMG_2966

Desmoldamos la tarta dándole la vuelta al molde y con cuidado quitamos todo el papel de aluminio con cuidado (podéis ver el vídeo para el desastre que me quedó al desmoldarla jajaja).

IMG_2969

Cubrimos toda la tarta con la crema de caramelo ya frío, decoramos por los bordes con nata y añadimos un poco de sirope y bolitas de chocolate… Y a servir!

Esta tarta hay que conservarla en la nevera y sólo puedo deciros que está súper rica y jugosa.

IMG_2970

Que lo disfrutéis!

Anuncios

Tarta de Chocolate y Crema de Queso y Nata – San Valentin

image7

Cómo lleváis este frío polar? Yo con chimeneita ardiendo a tope todos los días, mucha manta y mucha ropa. Qué poco acostumbrados estamos por aquí por el sur a este frío que se cala tanto en los huesos!

Para olvidarnos de este frío no hay nada mejor que preparar una tartita y estar entretenidos y si encima después la disfrutamos comiéndola con un buen café bien calentito… mmmmm…

image6

Si la red velvet de la semana pasada era espectacular ya no sé qué deciros de ésta la verdad… Vaya tarta más rica!! Es una tarta de chocolate a tope pero que la verdad no se hace nada pesada. El bizcocho de esta tarta queda súper jugoso y está rico para hacerlo y comerlo tal cual sin ponerlo en capas en una tarta. Delicioso. Pero claro, si encima lo ponemos en tarta y vamos poniendo capas de esa crema de queso y nata que ha quedado increíble… pues ya es ponerle la guinda al pastel.

Es muy fácil y la he decorado con motivos de amorrrrr por esto ahora de San Valentín, aunque sirve para cualquier celebración o porque simplemente nos apetece una tarta!

image1

Allá vamos:

INGREDIENTES:

Para el bizcocho;

250 grs de mantequilla a temperatura ambiente

200 grs de azúcar blanco

200 grs de azúcar moreno

4 huevos L

280 grs harina de repostería

1 cucharadita de bicarbonato

1/4 cucharadita de sal

2 cucharaditas de extracto de vainilla

125 grs chocolate de cobertura fundido y frío

250 ml buttermilk (250 ml leche y una cucharada de jugo de limón)

Para la crema;

600 ml de Nata 35%materia grasa o Crema para Batir

225 grs de queso crema tipo philadelphia

225 gr azúcar glass

1 cucharadita de vainilla en pasta o cualquier otro sabor en pasta que queramos darle a la crema

Para la parte de la crema con chocolate: Cacao en polvo y una cucharadita de café soluble

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo, sin ventilador.

Para empezar haciendo las capas de bizcocho de la tarta yo he elegido 3 moldes iguales para no tener que cortar el bizcocho después y es más cómodo, pero podéis hacerlo todo en un sólo molde y cortar las capas. Mis moldes han sido cada uno de 18 centímetros de diámetros y unos 4 cms de alto. Preparamos los moldes engrasándolos para que no se pegue y le cubrimos el fondo con papel de hornear para facilitar el desmoldado.

Empezamos preparando la buttermilk, para ello, como en otras recetas, echamos en 250 ml de leche entera una cucharada de jugo de limón y lo dejamos reposar unos 15 minutos. Quedará como la leche cortada, pero no os preocupéis que es así como debe quedar.

Mientras derretimos también el chocolate de cobertura. Podemos hacerlo al baño maría o poco a poco en el microondas, en tandas de 30 segundos en 30 segundos, removiendo cada vez, para evitar que se nos queme, el mío en 2 tandas ya estaba derretido. Lo apartamos para dejar que se vaya enfriando, ya que tenemos que añadirlo a la mezcla derretido pero frío.

Tamizamos todos los ingredientes secos: harina, sal y bicarbonato.

image8

En un bol echamos la mantequilla, que estará a temperatura ambiente (aunque ahora con este frío un poco más blanda que a temperatura ambiente, que metas un dedo en la mantequilla fácilmente), junto al azúcar moreno y azúcar blanco y mezclamos (en mi caso en la kitchen aid con la pala mezcladora) hasta que se haga una pasta cremosa y haya blanqueado un poco. Le vamos añadiendo a esto los huevos algo batidos, pero uno a uno: no añadimos el siguiente hasta que el primero se ha integrado por completo. Le añadimos a esta mezcla el chocolate derretido pero ya frío y también el extracto de vainilla y mezclamos todo.

Por último sólo nos queda añadirle los ingredientes secos ya tamizados y el buttermilk. Para esto añadiremos los ingredientes secos en 3 partes, mezclando en cada una de las partes la mitad del buttermilk. Es decir; 1/3 de ingredientes secos, mezclamos, 1/2 de buttermilk, mezclamos, 1/3 de nuevo de ingredientes secos, mezclamos, 1/2 de buttermilk, mezclamos y terminamos con el último tercio de los ingredientes secos. Así tendremos ya preparada nuestra mezcla para los bizcochos. Los colocamos a partes iguales en cada uno de los moldes y extendemos bien.

Horneamos unos 25-30 minutos o hasta que pinchemos con un palo y veamos que sale limpio, a 180 grados.

image7

Una vez sacados del horno los dejamos en el molde enfriando sobre una rejilla. Desmoldamos y colocamos boca abajo sobre la rejilla dejándolos enfriar por completo, unos 40 minutos. Una vez fríos los plastificamos con papel transparente y a la nevera un mínimo de 3-4 horas. Pasado el tiempo ya podemos pasar a decorarlos.

image5

Ahora sólo nos queda hacer la crema. Para ello echamos en un bol la nata y el azúcar glass y comenzamos a montar con la máquina de varillas, a mitad de montar añadimos el queso crema y la vainilla en pasta y montamos hasta que quede firme (cuidado con no pasarnos que se nos hace mantequilla). A una parte pequeña de la crema le añadimos cacao y un poco de café soluble para decorar con color marrón chocolate.

image4

Y listo a decorar, enfriar en la nevera para que la tarta coja consistencia y a disfrutar!!!

image3

Hay un bichito peludo que aparece casi en todas las fotos, no había manera de despegarlo de la tarta…

En el vídeo podéis ver cómo la he decorado.

Riquísima y un éxito asegurado!

Tarta Red Velvet – Terciopelo rojo – San valentín

image7

Se va acercando ese día llamado “San Valentín” que inventaron para sacarnos dinero después de la crisis de Enero, no? jeje Bueno, tanto para los que celebren San Valentín, como para los que no, para los enamorados o no y sea la fecha que sea… Tenéis que probar esta tarta!!

image1

Mirad que yo he probado tartas ricas y cositas para chuparse los dedos pero creo que ésta está ahora mismo entre una de mis favoritísimas.

image9

Cuando la probé se me vino a la mente esas tartas que te ponen de postre en un buen restaurante, con la que ponen la guinda a la gran cena… Pues algo así, o mejor!

image2

La textura es PERFECTA, la mezcla de sabores de bizcocho con la crema… Todo me encanta. Y no duró casi ni el tiempo de colocarla en la mesa y cortar las porciones.

El bizcocho lo hice con la receta del libro de Bea Roque (El rincón de Bea), que por cierto os lo recomiendo!, yo lo tengo firmado de cuando fui el pasado año a Expo Tarta. Y el frosting de queso y nata fue invención mía.

image11 image12

Allá vamos:

INGREDIENTES:

PARA LOS BIZCOCHOS (3 moldes de 18 cm cada uno por 10 cm de alto):
125 gr mantequilla a temperatura ambiente
275 gr azúcar
2 huevos
280 gr harina repostería
15 gr cacao en polvo
1 cucharadita de levadura química (polvo de hornear)
1 cucharadita bicarbonato sódico
1/4 cucharadita sal
240 gr buttermilk (Suero de leche) – para esto necesitamos 250 ml leche + 1 cucharada de jugo limón
2 cucharaditas colorante rojo (Americolor, Wilton, Sugarflair, yo usé el de Wilton )
1 cucharadita vinagre blanco
1 cucharadita extracto de vainilla
PARA EL FROSTING O CREMA:
250 gr queso crema
65 gr azúcar glass tamizado
160 ml nata 35% mg
1/2 cucharadita vainilla
Opcional: un poco de colorante blanco

Si tenemos el buttermilk ya comprado seguimos con el resto de la receta (he visto que lo venden en el Lidl), pero si no tenemos buttermilk o nos cuesta encontrarlo podemos hacerlo muy fácilmente: En un cuenco colocamos los 250 ml leche, a los que añadimos 1 cucharada de jugo de limón. Lo dejamos reposar 15 minutos y ya tendremos nuestro buttermilk. Da la sensación de leche cortada, pero no os preocupéis que es la textura que debe tener.

Mientras seguimos con el resto de la receta. Tenemos que tamizar todos los ingredientes secos: harina, cacao, levadura química, bicarbonato y sal. Reservamos.

image1(1)

Cogemos los moldes para hornear, yo he cogido 3 moldes iguales de 18 cm cada uno y es mucho más cómodo así que hacerlo en uno sólo y andar cortando cada una de las capas de los bizcochos. Recomiendo tener 3 moldes iguales para este tipo de tarta! Te ahorra mucho trabajo. Engrasamos los 3 moldes donde vayamos a colocar después la mezcla para el bizcocho y colocamos en la base papel de hornear, para evitar que se pegue. Y así ya lo tenemos preparado.

image8

En este tiempo la buttermilk ya estará lista, así que le añadimos la cucharada de colorante en gel rojo y la vainilla y lo mezclamos: conseguiremos un rojo sangre precioso. Dejamos esto reservado.

Ahora en el bol de la batidora añadimos la mantequilla, que estará a temperatura ambiente, y la batimos con el azúcar hasta conseguir una mezcla blanquecina y esponjosa. En ese momento añadimos los huevos, uno a uno. No integramos el siguiente hasta que el primero se haya integrado por completo, batimos a velocidad baja.

Y ahora sólo queda añadir los ingredientes secos que hemos tamizado y los húmedos que hemos mezclado (buttermilk, colorante y vainilla). Para esto no lo echamos todo a la vez, sino que echamos 1/3 de ingredientes secos cada vez y la mitad de los húmedos cada vez. Por tanto echamos primero un tercio de los ingredientes secos, mezclamos; añadimos la mitad de los húmedos, volvemos a mezclar; otro tercio de los secos, mezclamos; la otra mitad de los húmedos y por último la última parte de los secos. Para mezclar estos ingredientes si no tenéis máquina mezcladora lo podéis hacer a mano con una espátula o con una pala de madera, pero mezclándonos en el mismo orden.

image4(1)

Ya tenemos preparada la masa del bizcocho y la dividimos entre los 3 moldes. Para que quede la misma cantidad de masa en cada molde podemos usar una cuchara de helado e ir echando la misma cantidad en cada molde hasta quedarnos sin masa. Extendemos bien la masa en cada molde y a hornear.

image2(1)

Horneamos con el horno precalentado a 170 grados con calor arriba y abajo sin ventilador, unos 25-30 minutos, hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio.

image3(1)

Una vez horneados los dejamos enfriar dentro del molde en una rejilla unos 15 minutos y después los desmoldamos y los dejamos sobre la rejilla, boca abajo otros 45 minutos hasta que enfríen por completo. Así, estando boca abajo si se han subido un poco quedarán después completamente planitos. Cuando hayan enfriado por completo y pasado el tiempo los envolvemos con papel transparente de uno en uno y los dejamos en la nevera, al menos 4 o 5 horas, pero lo ideal es de un día para otro ya que el bizcocho cogerá mucha mejor consistencia y el sabor será mejor.

image10

Al día siguiente preparamos el frosting o la crema y a decorar.

image3

Para la crema empezamos tamizando el azúcar glass, para que no quede ningún grumito.

Mezclamos el queso crema y vamos añadiendo el azúcar glass cucharada a cucharada mezclandolo todo. Y por último añadimos el chorrito de vainilla. Una vez está todo bien mezclado batimos con las varillas añadiéndole la nata poco a poco hasta que se monte.

image5(1)

image6(1)

Y ya sólo queda montar la tarta. Podéis ver cómo la he montado en el vídeo que véis más arriba de Youtube. Pero la elección de decoración es ya completamente personal! Mi idea os la dejo ahí en el video.

image4

Espero que os guste, la hagáis y la disfrutéis tanto como yo y mi familia!

image5

New York Cheesecake – Con Horno – Tarta de Queso americana

Muy buenas!

Cómo va la vida? Dulce? Si no está dulce hay que intentar que así sea! Así que hoy os traigo esta recetita de tarta de queso al horno, que está muy muy muy rica.

image1(2)

Los 2 detalles más importantes para esta tarta son: no batir demasiado la mezcla y no abrir el horno en ningún momento del horneado. Cumpliendo esto ya tenemos medio trabajo hecho. A mí la mía se me ha rajado por no cumplir el primer punto, y es que empecé con varillas eléctricas y no tenía que haber empezado así… Sólo varillas manuales!! Supongo que es por eso por lo que se me rajó, aún no lo tengo claro del todo, pero sea como sea está riquísima!

image3(2)

Esta receta la he sacado en parte del blog: http://www.larecetadelafelicidad.com y de una receta americana (BBC Good Food).

INGREDIENTES (MOLDE DE 24CM):
Para la base:

350 grs de galletas digestive (también se puede hacer con otro tipo de galletas, pero las digestive son más fáciles de machacar, además que les da un toque delicioso; yo he cogido unas digestive con un leve sabor a naranjas)
140 grs de mantequilla

Para el relleno:
900 grs de queso crema (philadelphia)
200 ml de yogur griego natural
250 gr azúcar
3 huevos
Zumo de medio limón
45 grs de harina de repostería (aprox 3 cucharadas soperas)
Un chorrito de esencia de vainilla

Para decorar:
Mermelada de frutos rojos, mermelada de fresa, o la que os guste.

Comenzamos haciendo la base de la tarta. Para ello trituramos las galletas. Yo las he metido en una bolsa y las he golpeado con un rodillo, después si hubiese quedado algún trocito más grande con las mismas manos se deshacen bien. Y añadimos a esto la mantequilla derretida.
Echamos esta mezcla al molde desmontable elegido (el mío es de unos 24 cm), al que habremos puesto anteriormente papel de hornear en la base (para que después sea más fácil de desmoldar).
Distribuimos bien la mezcla de las galletas con la mantequilla por el molde, presionando bien y la dejamos en el congelador mientras seguimos haciendo el resto de la tarta.

image6(2)

Para la siguiente parte, en un bol echamos el queso crema, el azúcar, yogur griego, zumo de medio limón, la harina y el chorrito de esencia de vainilla mezclándolo todo con unas varillas manuales. No mezcléis mucho, para que la masa no coja mucho aire y no se rompa después al hornear (como me pasó a mí.. jeje), procurad mezclar lo justo hasta que esté todo integrado. Después sólo nos queda añadir los huevos uno a uno. No añadimos el siguiente hasta que el primero no está integrado.

image7(2)

Vertemos la crema sobre la base de galletas que teníamos en el congelador y la dejamos bien estiradita hasta los bordes para que quede bonito tras el horneado.

Y ahora empieza lo importante! El horneado! Hay que hornear unos 10-15 minutos (yo horneé 15 minutos) a 200 grados con calor arriba y abajo (tras este tiempo el interior de la tarta, al moverlo, parecerá un flan), y pasado este tiempo bajamos el horno a 90 grados y horneamos 30 minutos más. Y SIN ABRIR EL HORNO EN NINGÚN MOMENTO, pasado el tiempo apagamos el horno y dejamos la tarta dentro mientras el horno se va enfriando, con el calor residual pero SIN ABRIR EL HORNO! Pasadas 2-3 horas el horno ya estará frío y pasamos la tarta a la nevera, donde terminará de cuajar y de la que podemos disfrutar al día siguiente.

Esta tarta como veís hay que hacerla de un día para otro.

image5(2)

Y para servirla yo la he decorado con mermelada de frutos rojos, que he batido primero con unas varillas un poco para que quede algo más líquida y sea más fácil de extender por la tarta.

image2(2)

Para que el corte a la tarta quede limpio, lo ideal es mojar el cuchillo primero en agua y cortar la tarta con el cuchillo mojado y limpiarlo y mojarlo con cada corte.

Y listo, a cortar, servir y disfrutar!!

image4(2)

Tarta Cremosa de Yogur y Frutos Rojos

image7(1)

¡Feliz Año Nuevo!

Os traigo la receta de la tarta que hice para la noche de fin de año y que fue un éxito total en casa. No es una tarta nada pesada, sino más bien todo lo contrario. Entra súper bien y además está riquísima!!
La textura es muy cremosa, una delicia para el paladar.

image1

Y encima es fácil de hacer, algo más se puede pedir? Os animo a que la hagáis porque merece la pena.

INGREDIENTES:

Para la base de bizcocho;
2 huevos
60 gr azúcar
45 gr harina
15 gr cacao puro en polvo

Para la crema;
3 yogures griegos
400 ml de nata para montar (crema para batir)
2 cucharaditas de queso crema
120 gr de azúcar glass
120 ml de leche
5 láminas de gelatina
Frutos rojos

Comenzamos haciendo la tarta por la base del bizcocho, para ello en un bol batimos los 2 huevos con unas varillas eléctricas hasta que blanqueen y queden cremosos. Incorporamos la harina y el cacao tamizados y vamos mezclándolo haciendo movimientos envolventes con una espátula, por ejemplo, para evitar que los huevos bajen.
Engrasamos un molde desmontable (el mío es de 25 cm de diámetro) y vertemos la mezcla en el molde, procurando que ocupe toda la base. Horneamos con el horno precalentado a 180º unos 10 minutos como mucho, también depende del horno, pero es un bizcocho muy finito que no necesita mucho horneado. Pinchamos con un palillo para comprobar que sale limpio y está hecho y lo dejamos enfriar por completo en el molde.

Mientras el bizcocho enfría, preparamos la crema superior. Para esto empezamos hidratando las hojas de gelatina metiéndolas en una fuente con agua, vamos añadiéndolas una a una para que no se peguen. Dejamos la gelatina hidratando y nos ponemos a montar la nata.
Echamos la nata para montar en el bol y empezamos a batir con las varillas (eléctricas), añadimos el azúcar glass y las dos cucharaditas de queso crema (si no tenéis no pasa nada, pero con el queso crema la nata queda mucho más firme). Montamos la nata hasta que quede bien firme, veremos que quedan surcos profundos y amarillos. Hay que tener cuidado con montar demasiado porque la nata se cortaría y se haría mantequilla.

Una vez montada la nata le añadimos los yogures griegos, poco a poco, haciendo movimientos envolventes para que la nata no baje.

Escurrimos las hojas de gelatina que habíamos puesto a hidratar y las ponemos en un cuenco con la leche y la calentamos en el microondas sin que llegue a hervir, de 20 segundos en 20 segundos, con 1 o 2 pasadas en el microondas ya estará disuelta por completo la gelatina en la leche. Dejamos enfriar un poco antes de añadírselo a la nata. Igual que con los yogures, poco a poco y haciendo movimientos envolventes.

image6(1)

Con esto ya tendremos la crema hecha, la echamos sobre el bizcocho que ya estará frío, lo extendemos bien y la dejamos en la nevera un mínimo de 6 horas antes de desmoldar y servirla. Lo ideal es hacerla de un día para otro ya que estará mucho más rica.

image4(1)

Y ya sólo queda desmoldar, decorar con los frutos rojos que hayamos elegido y a disfrutarla!!

image2(1)

Si os sobra algo mantenerla en la nevera, aunque está tan rica que una vez que se empieza ya es complicado volver a dejar algo para más tarde… Que la disfrutéis!!

image3(1)